Alejandro Toledo

Alejandro Celestino Toledo Manrique (nacido el 28 de marzo de 1946) es un político que era el presidente de Perú, a partir de 2001 hasta 2006. Se eligió en el abril de 2001, derrotando al ex-presidente Alan García. Toledo vino a la prominencia internacional después de conducir a la oposición contra el presidente Alberto Fujimori, que sostuvo la presidencia a partir de 1990 hasta 2000.

Años mozos

Nacido en una familia de campesinos indígena (los campesinos) de la herencia de Quechua y viviendo en la pobreza extrema, era uno de dieciséis hermanos y hermanas. Nació en el pueblo de Ferrer, Bolognesi, pero se registró en la ciudad cercana de la Cabaña, la Provincia de Pallasca, Departamento de Ancash. Creció en Chimbote, una ciudad en la costa del norte de Perú, donde de la edad de seis, trabajó sobresaliendo zapatos y vendiendo billetes de la lotería y periódicos.

Después de una infancia llena de empleos múltiples y viviendo en condiciones impovershed, Toledo finalmente encontró el empleo como un corresponsal de noticias para el La Prensa en Chimbote, donde entrevistó a varios políticos superiores. A la edad de 20 años, con la dirección de miembros del Cuerpo de la Paz, Toledo se matriculó en la universidad de San Francisco en una beca de un año. Completó el programa BA en economía y administración de empresa en USF obteniendo una beca del fútbol parcial y gas de bombeo de media jornada trabajador. Más tarde asistió a la universidad de Stanford, ganando a un maestro en la Economía y la Economía de Recursos humanos, entonces ganó PhD en la Economía de Recursos humanos en 1993 en la Escuela de la universidad de Stanford de la Educación.

Carrera temprana

A partir de 1981 hasta 1983, Toledo dirigió el Instituto de Estudios Económicos y de Trabajo en Lima, una subdivisión del Ministerio del Desarrollo social y de Trabajo. Durante el mismo período, también sirvió del Presidente del Comité asesor Económico al presidente del Banco de la Reserva Central y el Ministro de Trabajo.

Durante su carrera académica y gubernamental, Toledo trabajó como un consultor para varias organizaciones internacionales, incluso las Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Banco interamericano de desarrollo, la Organización internacional de trabajo (ILO) y la Organización para Cooperación Económica y desarrollo (OCDE). Condujo la misión del PNUD/ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DE TRABAJO de 1989 para la evaluación de: “Impacto de políticas Macroeconómicas de Crecimiento, Empleo y Sueldos,” en seis países centroamericanos.

Toledo también ha sido un profesor en ESAN, una de las escuelas de negocios principales de Perú, sirviendo de su director a partir de 1986 hasta 1991. A partir de 1991 hasta 1994, era un investigador afilado en el campo del desarrollo internacional en el Instituto de Harvard del desarrollo Internacional. También ha sido un profesor del invitado en la universidad de Waseda en Tokio y en la Fundación de Japón.

Elecciones presidenciales

Toledo entró en la política como un candidato independiente por la presidencia (ganando el 3% del voto) en la elección de 1995 en la cual Alberto Fujimori por último se reeligió. A pesar de su pérdida, el partido fundó en 1994, Perú Posible, popularidad ganada e influencia durante los próximos años. Toledo declaró su intención de correr otra vez en la elección de 2000 y a pesar de una controversia constitucional sobre su elegibilidad para servir un tercer término, Fujimori también anunció a su candidatura.

A pesar de ser un político del perfil relativamente bajo, Toledo de repente se encontró el líder de la oposición a la presidencia de Fujimori. Toledo prometió sostener y reforzar el programa del mercado que se había puesto en el lugar, mitigando también cuestiones de desigualdad atribuidas a él. Prometió perseguir reformas democráticas y estimular de nuevo la infraestructura social de Perú. Durante la campaña, prometió levantar los salarios de funcionarios, que habían sido estancados bajo Fujimori, y crear 400,000 empleos por año a través de programas diseñados para animar la agricultura, el turismo y el pequeño negocio. Toledo repetidamente pedía la extensión de investigaciones sobre el gobierno, incluso investigaciones sobre acusaciones que la administración de Fujimori había robado mil millones de cofres del gobierno.

Los temas raciales y étnicos también resonaron durante la campaña. Toledo corría para hacerse el primer presidente indígena de Perú. Refirió a sí como "el cholo" durante su campaña, y muchos peruanos indígenas esperaron que como el presidente trajera la mayor atención a cuestiones de la importancia a ellos. El fondo de Toledo, la manera simpática y la actitud informal le hicieron un candidato atractivo tanto a peruanos indígenas como a no indígenas.

Sólo minutos después de que las encuestas se cerraron a las 16:00 el 9 de abril de 2000, las redes de noticias principales apresuraron a anunciar que Toledo había recogido más votos que Fujimori. Estos anuncios estaban basados en proyecciones de las firmas superiores que votan de Perú, que basan sus números en encuestas a boca de urna. Los encuestadores prominentes rápidamente modificaron proyecciones basadas en muestras de cuentas del voto actuales de centros electorales seleccionados, mejor conocidos como la "cuenta rápida". Poco después de la recepción de noticias del rendimiento alentador de Toledo en la etapa inicial de la cuenta del voto, los partidarios se juntaron en las calles al lado del cuarto del hotel de Toledo. Alejandro Toledo entusiástico hizo huelga en el balcón de su cuarto que lleva una venda roja, nostálgica de guerreros incaicos antiguos. Con optimismo especuló que una victoria de la primera vuelta podría ser dentro de su asimiento, pero todavía impulsaba a sus partidarios a esperar los resultados de la cuenta rápida. La segunda onda de resultados de cuenta rápidos invirtió proyecciones más tempranas, proyectando una ronda una pluralidad de Fujimori y mayoría posible. Fujimori tenía un plomo proyectado del 48.73% a 41.03% más tarde esa tarde. Fujimori se acercaba en la señal del 50% que le daría una victoria en la primera vuelta, sin el partido de desempate necesario.

Las acusaciones del fraude se hicieron y no eran rebuscadas. Durante el día que precede a la elección, Tranparencia, la organización de observación de elecciones nacionales, relató que había recibido la información acerca de un sitio Web con capacidades de cortar en el ONPE (Oficina National de Procesos Electorales) el sistema de ordenadores. Eduardo Stein también afirmó que ONPE no había hecho ningunas provisiones para técnicos de la OEA para supervisar el sistema de cuenta del voto en tiempo real. Toledo afirmó que un fraude se había perpetrado; otros candidatos de oposición concordaron y se afiliaron a protestas conducidas por Toledo. Aunque "el Ministerio de Asuntos Exteriores estadounidense hubiera apoyado a Fujimori y sus políticas económicas, describió los resultados de las elecciones de 2000 como el inválido." Ya que ningún candidato había recibido una mayoría del voto, se requirió un partido de desempate, pero Toledo rechazó participar en un segundo round contra Fujimori. Sin éxito solicitó para hacer anular la elección, y organizaciones internacionales presionadas y gobierno extranjero para negar el reconocimiento al gobierno de Fujimori.

El 28 de julio de 2000, Día de la Independencia peruano, Fujimori comenzó su tercer término como el presidente. Toledo condujo un grupo de protestantes hacia el Congreso. La demostración masiva era pacífica al principio, pero la violencia estalló y una explosión potente llevó a la muerte de seis personas. Fue descubierto más tarde por la Judicatura peruana que la explosión se había planeado y realizada por el Servicio de información Nacional, dirigido por Vladimiro Montesinos, que se había procesado ya a gastos de soborno y corrupción. Montesinos había huido a Venezuela, donde se escondió durante varios meses antes de capturarse y devuelto a Perú. Los gastos contra Montesinos se extendieron del soborno al tráfico de drogas al arreglo de escuadrones de la muerte. Pero era la liberación de los "Vladi-vídeos" que apuntaron la marcha atrás por Fujimori. El primer de estos vídeos incriminatorios mostró a Montesinos que soborna a un Congresista con 15,000 US$ para cambiar al campo de Fujimori.

En el noviembre de 2000, entre acusaciones crecientes de fraude y corrupción dentro de su administración, Fujimori consintió en sostener nuevas elecciones en 2001 y no estar de pie como un candidato. Mientras asistía al foro APEC en Brunei, el partido de Fujimori perdió el control del Congreso. Fujimori entonces voló a Japón, donde presentó su dimisión y reclamó la ciudadanía japonesa.

Después de la caída de Fujimori, el presidente recién elegido del Congreso peruano, Valentín Paniagua, se hizo el presidente interino y supervisó las nuevas elecciones ya planeadas el 29 de mayo de 2001. Toledo ganó después de una elección de partido de desempate cercana contra el ex-presidente Alan García del partido APRA, con el 52.23% del voto, al 47.77% de Garcia. Toledo así se hizo el primer presidente sudamericano del descenso indígena para democráticamente elegirse en quinientos años.

Presidencia

Altas expectativas

Durante su campaña, Toledo prometió a peruanos salarios más altos, una lucha contra pobreza, medidas de anticorrupción, pensiones más altas, más empleo, reforma militar, desarrollo del turismo e industrialización. Como Pedro Pablo Kuczynski notó que “Toledo viene después de casi 30 años de dictaduras o de gobiernos que no eran tan democráticos. La gente espera que Toledo solucione todos los problemas de los 30 años pasados, que incluyeron un aumento enorme de la pobreza relativa." La inhabilidad de Toledo de realizar muchas de estas promesas creó la insatisfacción extendida. Sus posiciones de la aprobación eran consecuentemente bajas en todas partes de su presidencia, que a veces se hunde en dígitos solos.

Toledo también prometió reformas del libre comercio del mercado abierto, que reflejaron los empresarios de Perú prometiendo también examinar los programas de privatización de Fujimori. Expresamente, Toledo prometió no privatizar cualquier de los servicios públicos de Perú. Esta promesa, combinada con promesas altas de paro reducido y pobreza, hizo que los soldados rasos de Perú pusieran la barra muy alto para su administración. Poco después de la llegada a la oficina Toledo se encontró con funcionarios del Fondo Monetario Internacional y prometió que levantaría $700 millones en 2002 y casi mil millones de dólares en 2003, vendiendo activos estatales.

Para componer sus problemas, el presidente Toledo afrontó un terremoto devastador en su primer año en el poder. Este catástrofe salió de la mayor parte de Perú devastado moralmente y fiscalmente. Con muchas casas y negocios los males destruidos, económicos se exacerbaron.

Acuerdo Nacional

En el noviembre de 2001, Toledo abrió conversaciones que concluyeron en el Acuerdo Nacional del 22 de julio de 2002. En el acuerdo, siete partidos políticos y siete organizaciones sociales convinieron en un marco que dirigiría la política durante los próximos veinte años. El acuerdo expuso veinticuatro objetivos de la política divididos en cuatro categorías: democracia y el imperio de la ley, equidad y justicia social, espíritu competitivo económico y un marco institucional de eficacia, transparencia y descentralización. Al principio, el acuerdo abrió el diálogo en la arena política de Perú, pero dentro de un año, el público pensó que esto era menos eficaz que se había esperado.

Cuestiones indígenas

Ofreciendo su herencia durante su campaña, Toledo siguió los esfuerzos comenzados por Paniagua, que había juntado a expertos y líderes indígenas para hablar de las necesidades de pueblos indígenas en todo el país. La ceremonia de inauguración de Toledo de Machu Picchu fue asistida por todos los presidentes de los estados de Andean vecinos que le acompañaron en la firma de la “Declaración de Machu Picchu,” prometiendo proteger derechos indígenas.

Maria Elena García llama los años de la presidencia de Toledo, una transición abundante con nuevas oportunidades de pueblos indígenas, notando las “interacciones estatales e indígenas enmarcadas de nuevo” y “aumento de proyectos de la organización no gubernamental y movimientos sociales” y “proliferación de organizaciones indígenas.” Toledo creó y la primera dama Eliane Karp encabezó una nueva agencia para asuntos indígenas y afro y peruanos, CONOPA (Comisión para Amazonian, Andean y Pueblos afro y peruanos). La agencia se supuso para establecer un orden del día de desarrollo para comunidades indígenas, proporcionar la representación de intereses indígenas dentro del gobierno y mostrar el camino para reformas constitucionales multiculturales. Algunos críticos vieron estas acciones como un estado co-optation de la identidad indígena, en tono burlón doblando la agencia la “Comisión de Karp.” Sin embargo, Martin Scurrah de Oxfam indica el trabajo bueno de la agencia, notando que además de la promoción de un capítulo sobre derechos indígenas en la nueva constitución, Eliane Karp ha "intervenido en numerosas ocasiones en apoyo o en la defensa de iniciativas indígenas."

Como el presidente, Toledo lo hizo una prioridad de tratar de recuperar artefactos de Incan antiguos del Museo de Peabody de la Universidad Yale de la Historia natural. Algunos historiadores de arte afirmaron que tales artefactos, encontrados en Machu Picchu, podrían ayudar a la gente peruana a ganar el conocimiento de su ascendencia.

También trajo la atención seria a la educación bilingüe en escuelas indígenas, creando una división nueva y bien proveída de personal dentro del Ministerio de Educación dedicado a la cuestión. Este esfuerzo da a abogados la mayor autonomía y la oportunidad de influir en política y lucha por institucionalizar la educación bilingüe.

Los esfuerzos de Toledo en la descentralización procuraron dar a grupos indígenas la mayor influencia en la elaboración de la politica a un nivel regional. Las primeras elecciones locales y regionales, sostenidas en el noviembre de 2002, hicieron falta que el 15% de los candidatos en los candidatos de listas en regiones con una presencia indígena debiera tener fondos indígenas. Sin embargo, la descentralización ha sido vista críticamente por unos, que afirman que en la división de regiones, los administradores no han hecho caso a veces de los factores culturales e históricos distintivos que definen áreas diferentes.

Los abogados de derechos indígenas también han criticado algunos esfuerzos de Toledo al principio del salto la economía a través de inversiones, como su apoyo al proyecto de gas natural de Camisea y otros proyectos que implicaron explorar o desarrollar recursos naturales. Estos críticos afirman que las compañías compran la tierra a precios irrazonables, fuerzan pueblos indígenas lejos de la tierra que es históricamente la suya, y recursos naturales de proeza de modos que son dañinos a comunidades y el ambiente. Perú es uno de los productores más grandes de oro, plata y zinc en América Latina, y algunos críticos se quejan de la prioridad que el gobierno peruano da a la minería a diferencia de industrias como la pesca y agricultura, con la cual los pueblos indígenas son más familiares. Notan que la minería de compañías puede traer nuevos empleos a zonas rurales, pero que no son empleos para los cuales los naturales bien se dan derecho.

Malestar de trabajo

A pesar del crecimiento económico sin precedentes, fuerte, y consecuente bajo su mando, Toledo trató con mucho malestar de trabajo durante su presidencia ya que los trabajadores exigieron salarios más altos y la realización de promesas de campaña. La crisis subrayó un defecto básico en la economía de Perú como indicado por El Economista, que notó que "aproximadamente el 70% de caídas de la salida dentro de la" economía gris o informal, y así evita el impuesto. Las recaudaciones fiscales, en debajo del 12.1% del PIB, son estancadas, con la mayor parte de llegada de un puñado de compañías grandes, formales. La evasión es extendida, en particular entre profesionales independientes mejor pagados." Las recaudaciones fiscales por el gobierno de Toledo no podían cubrir simplemente los salarios que se habían prometido a funcionarios.

Justo cuando el gobierno peruano tomara en demasiado poco dinero para pagar a funcionarios, el país vio su costo de la vida aumentar dramáticamente durante los primeros años de la administración de Toledo. Estas privaciones, combinadas con paro creciente y salarios estancados hicieron que el gran público dudara que Toledo cumplía con promesas de campaña altas. Hacia 2003, la aprobación de Toledo que tasa se había caído el bramido el 10%, el más bajo de cualquier presidente sudamericano entonces.

Iniciativas sociales

Toledo realmente puso en práctica algunos de sus proyectos para la inversión en infraestructura social e instituciones. La cantidad de caminos pavimentados aumentó en el 20% durante su presidencia; la asistencia médica a los pobres doblados en zonas rurales y sueldos del sector público aumentó (la paga de los maestros escolares se elevó en el 87%) y más de 100,000 nuevas casas se construyeron para peruanos pobres.

Hacia 2004, Perú tenía una red de protección social de gran alcance que incluyó programas de alimentación que sirven al 35 por ciento de la población y programas de trabajo que ofrecen el empleo temporal a obreros no cualificados. El Fondo Cooperativo para el Desarrollo social financió proyectos de construir y mejorar escuelas, clínicas de la salud, caminos rurales, agua y sistemas de saneamiento y rejillas eléctricas. Toledo colocó la comida y programas de la infraestructura bajo el Ministerio de Mujeres y Desarrollo social e impulsó ese las municipalidades ponen en práctica la descentralización. Los gastos de la red de protección sociales en Perú permanecieron bajo del promedio latinoamericano bajo Toledo justo cuando cubriera un porcentaje más grande de la población, el que significa que los gastos eran insuficientes para levantar a muchas personas de la pobreza.

Educación

Toledo heredó un sistema educativo que había sido molestado durante décadas por mediocridad, precios de finalización bajos, recursos inadecuados y desigualdad entre géneros, clases y razas. Toledo lanzó Huascaran de Proyecto, que permitió a aulas de la escuela secundaria y primarias unir una red del ordenador de escala nacional de aprender sistemas. Durante su campaña, Toledo había prometido doblar los sueldos de los profesores, pero se topó con problemas cuando las uniones de profesores con éxito se opusieron a una iniciativa de atar aumentos del sueldo a habilidades mejoradas y estándares de rendimiento.

En 2002, Toledo declaró una emergencia en la educación, declarando cuatro objetivos responder a ello:

En todas partes de su administración, los precios de inscripción en la educación secundaria y primaria permanecieron altos y la inscripción de la escuela privada aumentó, pero el alfabetismo total y las calificaciones de las pruebas mejoraron sólo ligeramente. En una entrevista durante su día anterior en el poder, Toledo expresó la frustración que su administración no había hecho más para mejorar la educación.

Asistencia médica

Durante su primer año en el poder, Toledo sustituyó programas de seguro médico anteriores apuntados a los pobres con un programa de seguros libre más completo, Seguro Integral de Salud (SIS). El programa pretendió proveer a peruanos sin el seguro médico con el acceso mejorado al cuidado del brezal. Hacia el final de su término, SIS cubrió a más de 11 millones de peruanos que viven de las afueras de ciudades o en zonas rurales. Sin embargo, aproximadamente un tercero del país permaneció sin la cobertura de los servicios de salud.

El programa ha sido enormemente popular. El presidente García amplió el programa, que ha sido elogiado por reformadores neoliberal de ampliar la cobertura a pueblos indígenas y mujeres. También notan que se ha dirigido con el éxito considerable al hecho que los gastos de la asistencia médica femeninos peruanos son mucho más altos que masculino debido a precios más altos de enfermedad y cuestiones reproductivas. La legislatura sigue construyendo en SIS, usándolo como una base para lo que muchos esperan será un día la cobertura de la asistencia médica universal de todos los peruanos.

Toledo también intentó mejorar el acceso a la asistencia médica en los sitios más remotos. Su programa Juntos concedió una ventaja mensual para familias pobres que consintieron en conseguir vacunaciones y proyecciones, asistir a la escuela y obtener documentos de registro de nacimiento. La administración de Toledo también proporcionó incentivos financieros a doctores jóvenes que quisieron gastar los primeros años de sus prácticas en áreas remotas.

Alojamiento

Perú estuvo enfrente de un déficit del alojamiento principal en 2001, con la mayoría de su población urbana que vive en barrios bajos. La administración de Toledo procuró mejorar el acceso a la vivienda de protección oficial a través de subvenciones, préstamos, pagos al contado, tierra titling e instituciones financieras alentadoras para alcanzar adelante popular. La mayor parte de estos esfuerzos se agruparon bajo Fondo Mivivienda, que era el programa comenzado en 1999.

Descentralización

Bajo el precursor de Toledo, Fujimori, la autoridad gobernante en Perú se condensó y se centralizó. Un congreso Fujimori-dominado pasó una nueva constitución en 1993, que consolidó la legislatura bicameral en una legislatura unicameral con un distrito nacional solo. Bajo Fujimori las administraciones municipales retuvieron la autoridad legal mínima incluso honorarios de utilidades, registros civiles básicos y dirección de lugares públicos y mercados.

La descentralización estaba entre las reformas institucionales más acertadas de Toledo. Además de la anunciación de elecciones regionales después de su inauguración, acusó una Comisión de Regionalization y la Descentralización de ofertas en vías de desarrollo. En 2002, una enmienda constitucional se aprobó que estableció tres niveles del gobierno: local, regional, y nacional. Durante los próximos años, el congreso gradualmente pasó recursos y responsabilidades a los gobiernos regionales y municipales incluso programas de alimentación, proyectos de desarrollo social, y salud y programas de educación. Dividió el distrito solo, pidió elecciones regionales y eliminó el Ministerio centralista de la Presidencia que se había instituido bajo Fujimori. Sin embargo, cuando el partido político rival de Peru Possible APRA hizo ganancias significativas de elecciones regionales, la administración de Toledo paró su programa de la descentralización reteniendo el poder en las áreas de ingresos y gasto. Esto abandonó a muchos gobernadores regionalmente elegidos aturdidos en cuanto a a qué distancia su autoridad se extendió. Sin proyectos fiscales fuertes de apoyar su nueva política de la centralización, Toledo tuvo que seguir descentralizando el poder y reconocer más regiones. Toledo siguió afirmando el control de gobiernos regionales, sin embargo, reteniendo la financiación.

El plan de Toledo para la descentralización disfrutó del apoyo público extendido. La mayor parte de la oposición a su programa vino de, y la mayor parte de la dificultad en la realización de sus ofertas era debido a, políticos y agencias burocráticas que se acostumbraron a una forma centralizada del gobierno.

Los enfrentamientos contra terrorismo y tráfico de drogas

La Comisión de Reconciliación y la Verdad, que había sido puesta en práctica por el presidente interino Paniagua, se encargó con el examen de acciones en gran escala de violencia y atrocidades destinadas dentro de Perú entre 1980 y 2000, para tasar la responsabilidad y preparar el terreno para reparaciones. El informe final de la Comisión al presidente Toledo se publicó en 2003 y concluyó que aproximadamente 69,000 personas habían sido matadas por el Camino Brillante y otros grupos extremistas, el bulto de las víctimas que son campesinos inocentes. Se consideró que el 54% de estas víctimas fue matado por el grupo guerrillero extremista que Sobresale el Camino, el 30% por los Militares peruanos y policías, y el resto era por rural o milicias de defensa propia campesinas. Estas investigaciones fueron financiadas por una parte de US$360 millones descubiertos en cuentas extranjeras que habían sido robadas por funcionarios de Fujimori. Toledo no gastó ningún tiempo en la persecución de terroristas sospechados, deteniendo a 199 de ellos en 2002 solo.

A finales de 2001, la Dirección contra el Terrorismo relató que el Camino Brillante, un movimiento terrorista que ha sido activo desde los años ochenta, organizaba a lo largo de nuevos frentes y se infiltraba en protestas, bloqueando carreteras, y organizando marchas estudiantiles. El gobierno reaccionó restableciendo cinco bases de contrainsurrección, que pronto asistieron en la destrucción de seis campos del Camino Brillantes. Pero la actividad terrorista siguió y en 2003, Toledo declaró el primer de varios estados de emergencia debido a la amenaza terrorista.

Toledo anduvo una línea delgada en responder tanto a la presión estadounidense para limitar con severidad producción de la coca como a protestas por agricultores de la coca contra la extirpación de la producción de la coca en zonas rurales, pobres, donde la mayoría de la población se implica en ese negocio. La relación supuesta entre el Camino Brillante y tráfico de narcóticos era confusa, porque los agricultores de la coca dieron la mayor parte de sus cosechas a traficantes de drogas que entonces pagaron el Camino Brillante para funcionar dentro de ciertas regiones.

Reconociendo el comercio de narcóticos como una amenaza para la seguridad regional, Toledo procuró crear un enfoque de Andean común a la guerra contra las drogas. Vio que los ingresos del tráfico de drogas financiaron actividades terroristas, sino también que la insistencia estadounidense en la extirpación de cosechas de la coca no pudo dirigirse al problema. Los programas de la cosecha alternativos también estaban siendo resistidos por agricultores de la coca que dependieron del comercio de la coca para su sustento. En una reunión del grupo de Río de 19 miembros en el mayo de 2003, Toledo propuso de desarrollar una estrategia conjunta de tratar con el tráfico de drogas, pero la presión de Washington, que prefirió esfuerzos bilaterales, ayudó a matar la noción.

Relaciones internacionales

La administración de Toledo era excepcionalmente activa en la política exterior. Sus objetivos principales promovían la democracia fuera de Perú, dirigiéndose a la lucha contra la pobreza, animando el desarrollo económico en las áreas fronterizas, reduciendo gastos de armas en la región, relaciones fortificantes con países de Asia-Pacífico e integración con la Comunidad Andean de Naciones. Perú también se hizo un miembro correspondiente de MERCOSUR, una zona franca que se establecería gradualmente. El objetivo era para contratar a naciones para aumentar gradualmente una infraestructura que aliviaría el comercio el uno con el otro, para cooperar en la mejora de eficiencia energética y destinar a futuros acuerdos que aumentarían la inversión fronteriza enfadada eliminando dobles impuestos.

Asia

La administración de Toledo sostuvo conversaciones del acuerdo del libre comercio con Singapur y Tailandia, vino a un acuerdo con Tailandia en el transporte aéreo y firmó un tratado de extradición con Corea del Sur. El Ministro de Asuntos Exteriores García-Sayan visitó China y habló del apoyo a multilateralism y refuerzo de las Naciones Unidas. En 2004 China declaró Perú un destino turístico oficial, y en 2005 los países concluyeron varios acuerdos comerciales.

Bolivia

Toledo asistió a la inauguración de Evo Morales en 2006, indicando una buena voluntad de trabajar con su administración, pero Morales acompañó a su consejero, Hugo Chavez, en hacer repetidamente comentarios ofensivos sobre Toledo y su gobierno, sobre todo después de la conclusión acertada del acuerdo de libre comercio de Perú con los Estados Unidos, que agriaron relaciones oficiales con Colombia.

Brasil

En la conducción de las relaciones de Perú con Brasil, el objetivo de Toledo era reorientar Perú de la Comunidad Andean, hacia el Brasil más económicamente activo y MERCOSUR. En el agosto de 2003, Toledo se encontró con la presidenta Lula. Destinaron a la cooperación económica y política aumentada por la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional en Sudamérica que invierte en proyectos en gran escala, de deudas y pesados, apuntados al desarrollo de 10 hachas económicas o cubos en todas partes de Sudamérica. Los proyectos de construcción, incluso caminos, hablaron. La presidenta Lula también consintió en permitir el acceso de Perú a dos sistemas de vigilancia que Brasil había desarrollado en la Palangana de Amazonas para apuntar la actividad ilegal y legal.

Colombia

La preocupación por seguridad y tráfico llevó a la administración de Toledo a prioritize el refuerzo de su frontera con Colombia y la mejora de la coordinación de policía. En 2003, con el aumentado privado e inversión de las Naciones Unidas en el área, los dos países consintieron en establecer una zona fronteriza integrada que trata el viaje en avión entre ciudades fronterizas como viajes domésticos y simplifica procedimientos de la tarifa y aduana.

Chile

La mayor parte del trato de la administración de Toledo con Chile implicado concierne por la consecución última de armas. A pesar de la llamada repetida de Toledo a reducciones de armas regionales, Chile siguió armas adquisitivas, incluso 10 luchadores F-16 de los Estados Unidos y cien Leopardo 2 tanques de Alemania.

Ecuador

Mientras Perú y Ecuador habían sido en paz durante años, el presidente Toledo trabajó para solidificar y construir en esa paz. Durante una visita de 2001 a Ecuador, Toledo expresó el apoyo a los Acuerdos de Brasília, concordados con la desmilitarización de la frontera común de los dos países, abogó por gastos militares reducidos y estuvo de acuerdo con mayor energía, transporte y cooperación de policía. Toledo acompañó al presidente ecuatoriano Noboa en el Comité asesor Internacional del Plan de desarrollo Binacional, donde pidieron la mayor inversión en su región, con Toledo que echa un programa detallado para la ayuda internacional. La actividad económica en la región posteriormente mejoró mientras que desminar de la frontera siguió, los proyectos de construcción se completaron, y las fuerzas militares se redujeron. Hacia 2006, la inversión en el área había alcanzado $1.2 mil millones.

Venezuela

Las relaciones con Venezuela se deterioraron durante la mitad última de la presidencia de Toledo debido a filosofías contrarias y políticas de los presidentes Toledo y Chavez. La contribución de cuestiones a la tensión entre los dos países incluyó Venezuela protector de Vladimiro Montesinos, el apoyo de Perú a democracia en Venezuela e interferencia venezolana en la política peruana. (157) Esto incluyó el endoso oficial de Chavez y el respaldo financiero no oficial del candidato izquierdista Ollanta Humala en la lucha electoral de 2006 de Perú, que era pronto seconded por el presidente Morales.

Estados Unidos

El presidente Toledo trabajó mucho en todas partes de su presidencia en lo que se hizo una relación muy productiva con los Estados Unidos, y lo que Toledo describió como una amistad personal con el presidente Bush. Recibió la alabanza pródiga del presidente americano para su política de seguridad económica y doméstica. Durante una visita a Perú, Bush anunció el establecimiento de un Centro Andean de la Excelencia para la Formación del profesorado, con una base en Perú y un programa del compañerismo para dar el acceso a la educación de profesionales de Andean en la tecnología de la información. En el junio de 2002, los Estados Unidos consintieron en perdonar $14 millones de la deuda de Perú a cambio de una promesa de invertir $12 millones en proyectos de conservación. En septiembre, Toledo aseguró un compromiso de $300 millones de Bush al desarrollo de la cosecha alternativa del fondo en áreas que producen la coca. En 2003, el Cuerpo de la Paz volvió a Perú.

Perú se opuso a esfuerzos estadounidenses el más visiblemente con la guerra en Iraq, rechazando apoyar la intervención en cualquier arena internacional.

Perú - Acuerdo de promoción comercial de los Estados Unidos

Los Estados Unidos – El Acuerdo de Promoción de Comercio de Perú es un acuerdo de libre comercio bilateral, cuyos objetivos eliminan obstáculos para el comercio, consolidando el acceso a bienes y servicios y criando la inversión privada en y entre los Estados Unidos y Perú. Además de cuestiones comerciales, incorpora económico, institucional, propiedad intelectual, políticas ambientales y de trabajo, entre otros. El acuerdo se firmó el 12 de abril de 2006; ratificado por el Congreso peruano el 28 de junio de 2006; por la Cámara de Representantes estadounidense el 2 de noviembre de 2007 y por el Senado estadounidense el 4 de diciembre de 2007. El acuerdo se puso en práctica el 1 de febrero de 2009.

Perú contempla el acuerdo son a:

Los ingresos de los trabajadores de Iincrease

Los Estados Unidos contemplan el acuerdo a:

El acuerdo de Estados-Unidos-Perú ha estado enfrente de la crítica. En Perú, el tratado fue defendido por Toledo y apoyado a grados diferentes por el ex-presidente Alan García y los candidatos Lourdes Flores y Valentín Paniagua. El presidente corriente Ollanta Humala ha sido su la mayor parte de crítico vocal. La Unión de Humala para Perú ganó 45 de 120 asientos en el Congreso en 2006, la parte más grande por un partido solo, apuntando el debate sobre la ratificación del acuerdo antes de que la nueva legislatura se tomara juramento. Unos electos por los Congresistas interrumpieron el debate después de entrar a la fuerza en el Congreso en una tentativa de parar la ratificación del acuerdo.

Un elemento polémico del acuerdo está relacionado con recursos de tierras. Laura Carlsen, del Centro de la política Internacional, whi también es un donante a la Política exterior en el Foco nota que "Las organizaciones indígenas advierten que este fallo con eficacia abre 45 millones de hectáreas a inversión extranjera y madera, petróleo y explotación minera."

Sin embargo, la mayor parte de la crítica del acuerdo se ha concentrado en su impacto potencial al sector agrícola de Perú. Plantando cosechas al similar a los subvencionados por los Estados Unidos, Perú estuvo enfrente de una desventaja competitiva en la producción de productos agrícolas porque las familias de agricultura pobres con instrumentos inadecuados, tecnología y técnicas pueden no ser capaces de producir cosechas en bastante bajo precios para exportar. En respuesta a estas preocupaciones, los legisladores peruanos crearon un Fondo de la Compensación que dirigió $34 millones por año para caer en la cuenta, maíz/maíz y productores de trigo durante un período de cinco años para ayudarles a adaptarse a las nuevas presiones competitivas.

Política económica

Las políticas económicas de Toledo se pueden describir como neoliberal o libre comercio fuertemente pro. Heredó una economía nacional que en la década anterior había experimentado un PIB inestable con períodos de crecimiento y encogimiento, así como déficits fiscales que con frecuencia ascienden a más del 2% del PIB. La inflación no se había caído debajo del 23% hasta 1995 y todavía era temida por muchos. En la respuesta, Toledo desarrolló políticas que se concentraron en luchar contra la pobreza, generando el empleo, descentralizando al gobierno, y modernizando el estado.

Entre las iniciativas de Toledo diseñadas para generar ingresos y transformar la economía eran proyectos de privatizar industrias nacionales. El primer gran esfuerzo de esta clase era la venta de $167 millones de dos compañías eléctricas nacionales. Las protestas en la ciudad de Arequipa se hicieron violentas ya que los peruanos reaccionaron con la cólera a la perspectiva de despidos y electricidad más alto valorada. También recordaron que los mil millones de dólares ganados de la privatización bajo la administración de Fujimori habían terminado por llenar las cuentas bancarias personales presidenciales. Toledo decidió no realizar la venta de compañías eléctricas, pero prometió seguir esfuerzos de privatización, que eran una estipulación clave de un acuerdo llegado con el Fondo Monetario Internacional. Toledo había prometido traer US$700 millones a través de la privatización en 2001 y US$1 mil millones en 2002. Aunque no pudiera encontrar estos objetivos, el Fondo Monetario Internacional aprobó un desembolso de $154 millones a Perú en el diciembre de 2002 y permitió que el país levantara el objetivo del déficit fiscal en su acuerdo.

Aunque Toledo al principio prometiera reducciones de impuestos, las protestas violentas por funcionarios apuntaron el aumento del sector social gastando que Toledo también había prometido, que requirió aumentos de impuestos. Para abordar la reforma fiscal en el junio de 2003, hizo entrar al primer primer ministro de sexo femenino de Perú, Beatriz Merino que rápidamente presentó ofertas al congreso. Entre las suposiciones eran reducciones del salario para funcionarios del sector público más alto pagados, incluso una reducción del sueldo del 30% para Toledo él mismo, una reducción extranjera del 5% para todas las agencias y ministerios, aumentos de impuestos en la cerveza, cigarrillos y combustible y una extensión del impuesto sobre las ventas del 18% e impuesto al valor añadido a, entre otras cosas, viajes del autobús de fondo y entretenimiento vivo. El paquete final también incluyó la eliminación de reducciones de impuestos, la introducción de un impuesto sobre sociedades mínimo, el cierre de escapatorias fiscales para los ricos y el refuerzo del agente inmobiliario de la administración municipal regímenes fiscales.

Durante los cinco años de Toledo como el presidente, la economía de Perú experimentó 47 meses consecutivos del crecimiento y creció en un precio medio del 6% por año mientras la inflación hizo un promedio del 1.5% y el déficit hundió tan sólo el 0.2% del PIB. Entre 2004 y 2006, el empleo creció en un precio medio del 6%, el porcentaje de la gente que vive en la pobreza se cayó, y el consumo de la comida por los segmentos más pobres de la población se elevó dramáticamente. La mayor parte de este crecimiento se ha acreditado a los acuerdos de libre comercio firmados con los Estados Unidos, China, Tailandia, Chile, México y Singapur.

En una tentativa de aumentar remesas de peruanos en el extranjero, el Ministerio de Asuntos Exteriores bajo Toledo procuró reforzar la relación entre emigrantes peruanos y su patria a través de la creación de consejos consultivos. La cuestión es sobre todo importante para un país que experimentó una emigración masiva de profesionales bajo Fujimori y que todavía tiene el 10% de su población que vive en el extranjero. Los consejos también eran la parte de un esfuerzo del primer ministro de Asuntos exteriores, García Sayan, a professionalize el servicio exterior.

Postnominación presidencial

Después de su presidencia, Toledo fue a los Estados Unidos, donde sirvió de un Erudito Distinguido en la Residencia en el Centro de Estudios avanzados en las Psicologías conductistas en la universidad de Stanford, durante los 2006-2008 cursos académicos. Toledo se llamó a un Profesor invitado Distinguido en la Institución de la Aspiradora en la universidad de Stanford a partir de 2006 hasta 2009, y en 2007-2008 era Payne Conferenciante de Visita Distinguido en la universidad de Stanford Instituto de Freeman Spogli de Estudios Internacionales y un CDDRL (Centro en Democracia, desarrollo y el Imperio de la ley) Visita del Erudito. Mientras en Stanford, Toledo fundó y sigue sirviendo del presidente del Centro Global de desarrollo y Democracia, basado en América Latina, los Estados Unidos y la Unión Europea que 'pretende ayudar a Perú y países latinoamericanos construyen bases institucionales para la mayor estabilidad, con una amplia entrega política a la democracia, que se descentraliza e igual a todos".

En 2007, después de cierre de la agencia de información RCTV en Venezuela, Toledo publicó un op-ed en New York Times que condena la acción del gobierno del presidente Hugo Chavez como una violación de discurso libre. Toledo pidió la intervención de la Organización de los Estados Americanos, citando su compromiso de proteger el desarrollo de instituciones democráticas, incluso la prensa. También pidió "la solidaridad por todo el continente" a causa de que la represión de discurso libre en un país se siente más allá del propio país. Advirtió que si Venezuela se permitiera hacer callar su prensa sin repercusiones, esto animaría la represión similar en el resto de América Latina, porque" [w] gallina una voz se hace callar, nos hacemos mudos. Cuando un pensamiento se elimina, perdemos un poco de conciencia. Y cuando un espacio para la expresión de ideas se hace cerrado, nos hacemos atrapados en los calabozos de dictadura."

En 2009, Toledo se afilió a Brookings Institution como un socio principal no residente. Sus trabajos de la Iniciativa de América Latina, un esfuerzo conjunto de la Economía mundial y desarrollo y programas Foreign Policy en Brookings. La iniciativa se concentra en las cuestiones económicas, políticas y sociales más críticas que están enfrente de la región. Las actividades de investigación se refieren por una amplia gama de temas, incluso los desafíos que una economía mundial que cambia plantea para América Latina, el impacto de crimen organizado en instituciones democráticas y prosperidad económica, comercio y políticas inversoras, estrategias de abordar la pobreza y la desigualdad, combatiendo el cambio climático y la transición política de Cuba.

Toledo también es un miembro del Comité directivo de las Naciones Unidas en el Informe de Desarrollo humano para América Latina, un miembro del Club de Madrid y un miembro de la Junta directiva Internacional del Centro de Peres de la Paz en Israel.

Amigos de iniciativa de Israel

En 2010, Toledo acompañó al primer ministro español, el Laureado del Premio Nobel de Paz David Trimble, el filósofo italiano Marcello Pera, ex-Embajador de los Estados Unidos en las Naciones Unidas John Bolton, el historiador británico Andrew Roberts y otros en la formación de los Amigos de la Iniciativa de Israel. El objetivo del proyecto es responder a esfuerzos a delegitimize el estado de Israel y su derecho de vivir en la paz dentro de fronteras seguras y defendibles. La iniciativa consiste en miembros no judíos que quieren que Israel siga aceptándose como la parte del mundo occidental y quienes lo reconocen como una democracia hecha y derecha con el derecho de defenderse.

En un artículo de 2011 titulado "Cómo No tener un estado palestino," Toledo y sus co-escritores sostuvieron que la llamada de Obama a una vuelta a conversaciones basadas en los pre1967 límites es un "dispositivo delegitimization con torpeza oculto," ya que Palestina no cumple con los requisitos internos y externos para hacerse un estado. El único camino adelante, el argumentado, no es la acción unilateral por las Naciones Unidas Asamblea general, pero un acuerdo bilateral entre los palestinos y los israelíes, en los cuales cada partido consiente en reconocer otro como un estado legítimo.

Elección de 2011

En el diciembre de 2010, Toledo anunció a su candidatura en las elecciones presidenciales de 2011. La narración de los Tiempos peruanos que "Garcia (el titular) es gobernante para los ricos y no los pobres", dijo esto cuando dejó la oficina, con 1 sol rama (de de aproximadamente 0.34$) 10 pan de panes; ahora le compró cinco. "El presidente Alan García (debe) realizar que Perú es mucho mayor, mucho más profundo, más generoso y más bélico que los amigos ricos que le rodean.”

Las elecciones generales, que ocurrieron el 10 de abril de 2011, Toledo ganaron el 15.62% del voto poniéndole detrás del ex-oficial del ejército izquierdista Ollanta Humala (con el 31.75%), Keiko Fujimori, la hija del ex-presidente (con el 23.5%), y Pedro Pablo Kuczynski (con el 18.52%), y delante de Luis Castaneda (con el 9.84%). Después de la ronda inicial, Fujimori recibió el apoyo de candidato y el ex-presidente Alan García, mientras Toledo apoyó a Humala, llamándole los menores de dos males.

Sin embargo, el apoyo de Toledo vino con condiciones, y amenazó con movilizar protestas si la presidencia de Humala no cumpliera con los estándares de Toledo en términos de protección de instituciones democráticas, derechos humanos y estimulación de la economía. Justo antes de la elección, un correo electrónico se soltó revelando que el presidente socialista de Venezuela, Hugo Chavez, había dado el apoyo financiero a la campaña de 2006 de Humala. También resultó que la esposa de Humala, Nadine Heredia, había sido bien pagada para consultar el trabajo sobre un periódico de pro-Chavez.

En la cuenta final, Humala ganó el 51.6% del voto al 48.4% de Fujimori. El día después de la votación final, la bolsa peruana se sumergió de la preocupación por el estado de las políticas económicas neo-liberales de Perú.

Usando sus estrechas relaciones con Evo Morales, Humala electo por el presidente visitó Bolivia poco después de la elección y sugirió la posibilidad de reunificación de los dos países, una oferta que Toledo explícitamente rechazó, advirtiendo que “no permitiría que Perú se haga otra Venezuela o Nicaragua.”

Entre preocupaciones que la elección de Humala representara un cambio demasiado lejos a la izquierda, Perú Posible, bajo el mando de Toledo, anunció el mes después de la elección que sus miembros no aceptarían posiciones ministeriales dentro de la administración y limitarían su apoyo del gobierno de Humala al apoyo en algunas cuestiones en el Congreso.

Relación con la prensa

Desde el principio de la presidencia de Toledo, la prensa tomó una postura agresiva, escudriñando la vida pública y personal de Toledo y sus consejeros. Muchas salidas de noticias se decidieron a exponer la corrupción en un camino que no había sido posible bajo la administración de Fujimori. Los otros desearon demostrar su independencia del gobierno, que había controlado la prensa bajo Fujimori. Irónicamente, era el compromiso de Toledo de mantener una prensa libre que permitió que estos ataques ocurrieran.

Los gastos de corrupción, nepotismo e injerto apuntado a Toledo, su familia, miembros de su administración y miembros de PPS del mismo tipo molestaron su presidencia. Estas historias llevaron a muchas dimisiones y eran la razón más significativa las posiciones de la aprobación bajas del forToledo. Aquellas posiciones tocaron fondo en 2004, después de dimisión de su Ministro de agricultura.

Reconocimiento

En 2006, el Instituto del UCSD de las Américas honró al presidente Toledo con su Premio por la Democracia y Paz para sus esfuerzos en la promoción de crecimiento económico y democracia fortificante. "Es la fuerza de su personalidad que ha llevado este país a entender que en este mundo globalizado, no hay ninguna alternativa a la integración regional, al libre comercio, a políticas económicas sanas," dijo Jeffrey Davidow, el presidente del instituto.

Toledo ha recibido doctorados honorarios de la universidad de Winnipeg, Los Andes Peruvian University y otras 50 universidades prestigiosas alrededor del mundo — para un total de 52. Ha dado una conferencia en más de treinta países sobre cuestiones de pobreza, crecimiento económico y democracia, así como en las ventajas de la inversión de capital humana.

El 28 de julio de 2011 era el décimo aniversario de la inauguración de Toledo, un acontecimiento catalogado en "Los toques de luz de la Associated Press en la Historia" para ese día.

En el octubre de 2011, la universidad estatal de Tbilisi concedió un doctorado honorario a Toledo "para su papel especial de establecer y desarrollar relaciones entre Perú y Georgia."

A pesar de la cobertura de prensa en gran parte negativa de su presidencia, muchos de los críticos más ásperos de Toledo reconocen el premio alto que Toledo puso procesos democráticos y salvaguardias. En reconocimiento a sus esfuerzos de conservar la libertad de prensa Enrique Zileri, el presidente del Consejo de la prensa peruano, afirmó en el mayo de 2003 que no había ningunos problemas con la libertad de la prensa en Perú.

En el julio de 2010, el Senado de los Estados Unidos honró al presidente Toledo para sus “políticas que contribuyeron enormemente a la economía peruana que mejora” y “ayudó a hacer la gran zancada en las áreas de educación, asistencia médica y reducción de la pobreza.” La resolución se propuso y lea en el Congreso por el senador Charles E. Schumer de Nueva York.

Publicaciones

Entre las publicaciones de Toledo son trabajos de crecimiento económico y reformas estructurales. Su último libro, Las Cartas sobre la Mesa (Los Naipes en la Mesa), cuenta su carrera política y la fundación de Perú Posible.

Véase también

Notas a pie de página

Adelante lectura

Enlaces externos



Buscar